¿ALTERNATIVAS DE CONSUMO?

En todo momento se nos está informando de que estamos en una crisis de las gordas. Los medios de comunicación en su mayoría con mayor o menor parte de interés según el partido político que les apoya, tienden a mostrarnos esa crisis como algo que está allí y de la que difícilmente podremos salir hasta de aquí unos cuantos años.
El miedo, como herramienta de manipulación de las personas, es un arma eficaz y demoledora, ya que una persona dominada por el miedo, en la mayoría de los casos, se va a atar con una soga a cualquier sitio que considere seguro y no se va a mover. Esto funciona, pero sólo si se trata de una “tormenta de verano” de corta duración, cuando es una crisis larga, resulta que dicha soga tampoco resiste y nos vemos arrastrados aunque nos quedemos quietos. La pregunta que yo me hago entonces es..¿De verdad no se puede intentar nada?.
Estamos enseñados como consumidores a vivir en una sociedad de consumo, con unas reglas, que no marcamos los consumidores, si no que las crean las propias marcas que consumimos. Los grandes productores, fabricantes, proveedores de servicios, etc, han creado unas necesidades o demanda (dicho en plan fino), y nosotros hemos cumplido nuestro papel pagando por todo ello. Hemos vivido unos años en lo que acceder a todos los servicios, por pijo-tontos que fuesen, era posible para cualquier ciudadano-consumidor (utilizo este término porque es lo que nos ha definido hasta ahora, el rol de consumidor) porque había acceso al crédito, y por tanto trabajo y dinero en circulación para que cumpliésemos como consumidores machotes con nuestro cometido, y así lo hicimos.
Ahora resulta que no hay crédito ni nada que se le parezca y nosotros dejamos de consumir, haciendo que cada vez la dichosa pelotita de la crisis (para algunos gran pelotazo de beneficios por cierto) se va haciendo cada vez más grande. Nosotros claro, no hemos vivido antes una crisis y no tenemos herramientas mentales ni emocionales para gestionarla, máxime cuando se nos ha enseñado a consumir porque sí y ahora no podemos hacerlo. Hemos pasado del cielo al infierno sin pasar por el purgatorio (esta frase la debo de haber oído en la COPE, fijo).
La pregunta que creo que cabe hacerse es, salvando las distancias de que hay personas cuya situación es realmente desesperada y ya no tienen apenas capacidad de movimiento..¿Podemos movernos en algún sentido para vivir manteniendo unos mínimos de calidad de vida con pocos ingresos?. A lo mejor deberíamos de empezar a mirar por tipos de economías alternativas, ¿O no?. ¿No cambiamos de marca como consumidores cuando una no satisface nuestras necesidades?.
Aunque mucha gente no las conozca aquí en España, existen opciones de conseguir productos y servicios sin tener que recurrir a la economía tradicional. Hay bastante gente inquieta que se está moviendo en ese sentido poniendo en marcha cosas como bancos de tiempo, moneda social, grupos de consumo y más cosas que me dejo en el tintero.
La moneda social parte de la base de que acumular dinero, hace que se creen desigualdades y por eso utilizan los llamados “soles” o moneda oxidativa, con una duración finita, para que el consumo se haga entre personas de un mismo grupo y se mantenga siempre en circulación, en el siguiente link lo explican con más detalle : http://economiasocialvalencia.wordpress.com/ejemplos-de-economia-social/3-sistemas-de-organizacion-local-sol/
Luego están otras opciones como los grupos de consumo, es decir, grupos de personas que se reunen para adquirir productos y servicios y  lo hacen concienzados con el comercio local y de cercanía y tratando de formar parte del círculo productor-consumidor facilitando así un consumo social responsable. En este otro link se pueden buscar grupos de consumo de varias provincias españolas.
Y a nivel internacional me gusta destacar esta, la Commnunity Exchange System, (CES) , que funciona agrupando en una misma web, a comunidades de intercambio de moneda social en un montón de paises y ciudades, lo que además de ser útil nos enseña que este tipo de comunidades ya no se deben mirar como algo marginal, si no, que son una alternativa cada vez más real de obtener bienes y servicios sin pasar por el círculo habitual del mercado, una herramienta muy útil para ayudarnos en tiempos de crisis y formarnos como consumidores conscientes y concienzados, que falta nos hace. En el link pongo la página de España directamente, pero es fácil moverse en esta web.
En fin, que si bien no creo que con todo esto tengamos ya clara la salida de esta situación, si que creo que dedicar un tiempo a estudiar estas opciones, puede ayudarnos más de lo que creemos, por eso con este post, les he tratado de dar algo de difusión, ójala os sirvan.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en bancos de tiempo, ecoxarxas, grupos de consumo, moneda social. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿ALTERNATIVAS DE CONSUMO?

  1. abajolasopos dijo:

    Me parecen geniales estas alternativas. Ya conocía algunas, pero no ninguna que se diera en mi ciudad, a excepción de un par de bancos de tiempo que están funcionando en Almería y a los que estoy pensando apuntarme. Cobro 340 euros al mes, me emancipé y no quiero regresar a casa de mis padres, debe haber algún modo de sobrevivir. Parece más sencillo intercambiar de modo alternativo servicios que bienes, así que tus enlaces vienen genial. ¡Saludos!

    Me gusta

  2. Me alegro de ver que te pueden ayudar, creo que es importante que la gente los conozca, muchas gracias¡¡

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s