ESA ESPAÑA OBSOLETA

Aquí no le dolía nada a su majestad

Ayer ingresaron al Rey para volverle a operar por enésima vez de la cadera. Tenemos un Rey que parece ya Mr. Potato, ese muñeco al que montas y desmontas continuamente para quitarle y ponerle partes del cuerpo. Y es que la cadera de su Alteza Real ya está algo obsoleta. Y es que una monarquía en pleno siglo XXI echa un tufo a obsolescencia que tira para atrás. Tan para atrás como las cacerías de elefantes, las recepciones de embajadores en plan Ferrero Rocher y tantas cosas que parecen tan fuera de contexto que de por sí son grotescas.
Y no hablamos sólo del Rey. La semana pasada los catalanes hicieron una cadena humana para pedir un referéndum para la independencia de Cataluña. El Gobierno central les niega siquiera el derecho a éste referéndum. Yo, sin querer entrar en el fondo del asunto, porque no soy catalán y lo que haga un catalán al fin y al cabo me la repantinfla, que yo no soy quien para decirle a nadie como barrer su casa, pues hombre, si quieren consulta, se supone que esto es una democracia y ese derecho a la consulta se les debe de reconocer. Después ya veremos donde les lleva, pero están en su derecho, no hay quien se lo quite, lo demás no deja de ser censura previa, cosa que hasta la Constitución prohíbe.
Y no es que la Constitución se libre de su obsolescencia. La Constitución necesita reformarse en unos cuantos aspectos y de paso unas cuantas leyes que la desarrollan. Como por ejemplo el que sea intocable el sistema de mayorías parlamentarias ni que el sistema tributario no se pueda modificar por iniciativa legislativa popular. Si ya no se está cumpliendo el pago de impuestos que ella misma marca como “un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad”  que también se pasan por el forro cuando en proporción paga mucho menos cualquier gran empresa de este país que el churrero de la esquina. Alegan que son cosas muy complicadas porque exigen mayoría absoluta y patatían patatán, pero el artículo 135 que nos ha condenado a todos sí que lo modificaron bien los socialistas y los populares hace nada.
Y luego está como nos quedamos obsoletos nosotros. Envejecemos como nenas. Seguimos siendo la España de pandereta en muchos aspectos, pero en otro somos muy “mediterráneos” llamémosle así. Seguimos defendiendo con ardor nuestra bandera, nuestro españolismo, nuestro equipo y nuestra asociación fallera, rociera o lo que se tercie. Eso sí, si salen 2000 personas a la calle a enfrentarse a una Ley Hipotecaria injusta (hasta la Unión Europea lo dice) decimos que son unos perroflautas, unos terroristas, etc, etc. Es decir, para aquello que en realidad sirve para algo, somos unos nenazas, incapaces de defendernos, hasta que el fuego nos llegue a los cojones. A lo mejor ahí sí.
Y dentro de nuestra propia idiosincrasia hablemos por ejemplo del toro de Tordesillas o las becerradas de Algemesí. Como son tradición, aunque sean festejos propios de cafres en España los seguimos celebrando. La piel de toro, se dice del mapa de España. No sé que opinarán los toros, porque ellos no pueden opinar sobre esto, pero son tradiciones fuera de todo sentido que no hace más que exponer lo peor de nosotros mismos a los ojos de Europa y del resto del mundo. País de cafres, capaces de hacer de todo en manada y bajo los efectos del alcohol, pero incapaces de meter en la cárcel a un banquero o a un ministro corrupto, esto es España, así nos va.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en constitución obsoleta, Operación del Rey, Tordesillas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s