LO PÚBLICO Y LO IMPÚDICO

Ayer vi unas imágenes de Miguel Ángel Rodríguez, uno de estos impresentables que andan por las tertulias de Televisiones populistas (y digo anda, porque hace poco le retiraron el carnet también al gelipollas este) en la que criticaba a los funcionarios sin apenas argumentos, esgrimiendo las típicas frases que se oyen en un bar fuera de toda argumentación seria y para una audiencia con el nivel de estupidez en su mayor esplendor.

Y yo me pregunto cómo una persona que ha sido Ministro en un Gobierno de Aznar se permite hablar así de cualquier empleado público y es aquí donde me gustaría incluir algunas matizaciones porque a cada tonto que sale, resulta que luego hablas con la gente y hay 200 tontos detrás, como en el Flautista de Hamelin, pero en versión gelipollas, un gelipollas tocando la flauta y 200 detrás. Como esta gente no se quiere enterar, les voy a exponer lo que son las diferencias entre lo público y lo impúdico.

Lo público primeramente es de todos. Y es de todos no porque hayamos tenido a un señor muy generoso que nos lo haya regalado no. Es porque desde hace un montón de años, nuestros abuelos, nuestros padres y luego nosotros hemos estado pagando por ello, por tanto responsabilidad nuestra ha de ser que lo que llevamos pagando muchos años no se vaya por el retrete con las excusa de la crisis.

Lo impúdico es que nos digan que lo público es caro, cuando lo que nos ha salido caro ha sido la deuda de una banca controlada por políticos que se ha dedicado a mangonear y ha sido rescatada con el dinero de todos a cambio de no devolvernos ningún servicio a la ciudadanía.

El empleado público es aquel que se saca una oposición después de 4 o 5 años en la mayoría de los casos y que tiene como objetivo atender al ciudadano sin hacer distinciones entre si es de un color político u otro. El asesor o cargo de confianza es aquel que es nombrado a dedo (por libre designación que dicen) por el político de turno y al que no se le pide en la mayoría de los casos que demuestre su valía o lo que aporta al puesto.

Lo vergonzoso es que se estén recortando funcionarios y sus salarios en todas las administraciones mientras los cargos de confianza en los presupuestos que se acaban de aprobar vayan a disfrutar de una subida de sueldo, cuando esta subida, aparte de innecesaria (la media del coste de esos salarios es de 49000 euros anuales) está totalmente INJUSTIFICADA, porque repito, ni demuestran ni han demostrado nada que no sea la simpatía hacia un político u otro.

La Administración Pública tiene como objetivo satisfacer en primer lugar el interés público, ya que fue creada para ello, tanto en España como en Sebastopol. La empresa privada, tiene como objetivo principal el obtener un beneficio económico, dado que para eso se crean.

Lo que da grima es que nos digan que para que la Administración Pública sea eficaz, debe gestionarse por empresas privadas, cuando las segundas tienen como objetivo primordial ganar dinero, no la satisfacción del interés público. 
Y lo que además me toca los cataplines es que esta gestión no está demostrada. Es más, la tendencia a crear empresas privadas para gestionar lo público lo que hace es que los costes de la masa salarial se disparen, aunque nos digan lo contrario.

¿Y por qué afirmo lo anterior? Simplemente usando el sentido común. Si yo tengo una empresa o un organismo público, tengo un sólo organigrama, es decir, un tanto por cien de sueldos elevados, un tanto por cien de sueldos medianos y un montón de sueldos más bajos. Ahora bien, si tengo 100 empresas gestionando servicios públicos (lo que ya ocurre, tengo 100 organigramas, es decir,  100 empresas con unos gastos de sueldos de directivos, unos gastos de sueldos de empleados intermedios y luego los trabajadores de base, que por supuesto tampoco se reducen, aunque sí, igual cobran un poco menos, pero la masa salarial engloba todos los salarios.

Además, lo penoso de todo esto que nadie nos explica, es que en las empresas privadas prestando servicio público la puerta de entrada se cierra muchas veces al que no sea amigo/sobrino/cuñado/tontainadelafamilia del político de turno, que por supuesto en la mayoría de los casos no cobrará un sueldo base y poco más, si no, mucho más. Como no tienen que detallarlo al igual que en la empresa pública esto nos cuesta y nos costará una burrada de pasta.

En  fin, que lo que ya me parece no vergonzoso, si no, una soberana gilipollez es que haya gente trabajadora que paga impuestos por sus servicios y siga pensando que como a él en la empresa privada le putean para ver si es más eficaz deberían convertir lo público en privado para que así fuese todo el país eficaz.  Por supuesto, como digo siempre. Este señor será capaz de tirarse dos horas de teléfono reclamando la velocidad del ADSL de su móvil a su operador para bajarse videos chorras, pero será incapaz de presentar una reclamación ante un servicio público, porque eso le hace perder 20 minutos. 

Lo que más me jode es que esta gente cada cuatro años va a una urna y mete su voto dentro, de forma tan automática como si abriese la puerta de su casa. Estamos jodidos


Anuncios
Esta entrada fue publicada en empleados públicos, Miguel Angel Rodriguez, privatizaciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s