MIEDO A PODEMOS

La situación de la política española ahora mismo está clara. Miedo a perder el chollo. El chollo, el chanchullo, el clientelismo, los favoritismos, los negocios sucios. Todo cabe bajo el mismo paraguas. El paraguas del bipartidismo del PP y del PSOE.

Es muy triste, pero funcionamos así. Cuando un trabajador joven con ganas entra a un sitio, muchas veces se encuentra con el veterano “quemado”, o con el “experimentado”. Ambos representan el inmovilismo, la cobardía, la sumisión al sistema y la adaptación de la garrapata, que mientras pueda chupar se siente cómoda. Raros son los que a pesar de estar muchos años ahí, siguen luchando por conseguir cambiar algo.

Esto es lo mismo que les ha pasado al PP y al PSOE, pero a lo bestia. Yo siempre digo que las cadenas de favores en política cada año que pasa tienen más eslabones. Llámese eslabones, cuñados, garrapatas o lo que uno quiera. Pero al final se convierten en grasa fofa en un sistema que lo que necesita es músculo. Si el carro del que tenemos que tirar ahora los españoles (bonita palabra “españoles” en boca de nuestros políticos, no?) depende de nuestra fuerza como país, resulta que si no hacemos algo de dieta dificilmente seremos capaces de tirar de ese carro con el empuje y velocidad necesarios.

Pero claro, lo fácil desde arriba es negar la mayor. Sobran funcionarios, sobra gasto, sobra de todo, pero uno se lee un diario oficial de cualquier comunidad y todos los días aparecen cargos nuevos por “libre designación”; pura grasa fofa, nada bueno, más peso. Igual que la corrupción. Un cáncer, con  metástasis por toda “la piel de toro”, que yo también se usar términos de patrioidiota.

Ahora llega Podemos y los grandes partidos se les tiran al cuello. Buscan en su basura, se meten con su imagen, su programa, claman al cielo, les llaman antisistema (¿qué sistema,  el suyo o el que necesitamos?), les buscan las cosquillas y tratan de que todo el mundo desconfíe de ellos. Eso es EL MIEDO, por primera vez en muchos años TIENEN MIEDO.

Y yo me acuerdo de mis miedos infantiles, a lo desconocido, a lo nuevo, a la oscuridad. La seguridad de taparse con una manta o ver la luz encendida, ese miedo irracional.

Pero este miedo no es así. Tienen miedo de verdad. Saben que les pueden hacer daño. Quieren cambiar un sistema en el que nadan como tiburones entre sardinas, arramblando con todo, dando las explicaciones justas, perdonando vidas, pidiendo que les demos las gracias por hacer su trabajo aunque lo hagan fatal y metiendo la mano en la caja. Ese es su miedo, perder este sistema.

Podemos aún no ha hecho nada, no ha demostrado nada, sólo declaraciones de intenciones, pero a mí no me dan miedo. Ahora mismo tienen más legitimidad que cualquiera de los dos grandes partidos que han hecho con la Constitución y otras leyes básicas lo que les ha dado la gana cuando les ha convenido por mantener su estatus y someternos al resto.

Yo no sé si votaré a Podemos o a otro partido de nuevo cuño, pero para mí las nuevas ideas ya valen más que las  de los “veteranos” que vienen a darnos lecciones magistrales de ciudadanía y principios desde un atril, mientras nos roban cada vez que nos damos la vuelta. Podemos todavía no me ha robado ni un euro. Los otros miles.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s