UNA LIMOSNITA POR EL AMOR DE DIOS

Los bancos de alimentos han lanzado la voz de alarma. Hay unas necesidades muy urgentes para muchas familias de alimentos básicos. Esto está ocurriendo en pleno siglo XXI en este país llamado España, miembro de la Unión Europea y de un porrón de Organizaciones internacionales más, donde nos hacemos de vez en cuando la “foto” de país moderno y adelantado.

Y tenemos un Estado (y digo Estado como conjunto de instituciones que se deberían de dedicar al funcionamiento del país), que dice que para eso no hay dinero. Que los presupuestos no llegan para dar de comer leche, arroz, aceite y alimentos de bebés porque hay una crisis muy grande y han tenido que recortar.

Pero no pasa nada, porque tenemos una ciudadanía española muy concienciada. Para ayudarnos los medios de comunicación han lanzado una campaña para movilizar a la población que sí se lo puede permitir a que haga su donativo a los bancos de alimentos. Así que en colaboración con grandes superficies y supermercados entre otros, todos los españoles pueden hacer su donativo en forma de comida para ayudar a paliar esta situación de emergencia.

Esto que vamos a hacer los españoles está muy bien, porque es obrar como buenas personas. Es un acto caritativo, de hacer una donación que además a la persona que la hace le hace sentirse bien, porque entiende que está obrando bien. Pero para mí no basta. Hacer una obra de caridad para relajar nuestro ánimo en este momento, pues oyes, está muy bien, pero es el camino fácil.

Además precisamente nos ayuda a ejercer la caridad quien comercia y marca los precios de los bienes de primera necesidad que tenemos que donar. Las grandes superficies. Menudo chollo. Yo pongo el sitio, y la gente me va a compra un extra de legumbres, aceite, alimentos de bebés y no me cuesta un duro, porque la recogida la hacen ellos. Yo sólo tengo que venderles. De puta madre, y de paso les ayudo, sin remordimientos y haciéndome publicidad. Menos mal que existen los supermercados y demás, si no, nadie nos ayudaría a salir de esta.

Como siempre, no se nos pide nada a cambio con la caridad. No cuesta nada. No necesitas cambiar tus hábitos de consumo, no necesitas mancharte las manos, no necesitas gastar tu tiempo, no tienes que mirar a nadie a la cara si no quieres. La caridad es la caña, es el mejor invento que hay. Si han cerrado 200 comercios minoristas en tu ciudad, en los barrios ahogados por impuestos no pasa nada, no estaba en nuestras manos.

Y no hace falta ya indignarse y acudir a la calle a protestar. No sirve de nada, salvo para que te puedan poner una multa o te tachen de antisistema, porque este sistema está hecho para gente como tú, caritativa y que no se mete en conflictos. Porque no necesitas empatizar con nadie, seguro que a tus hijos no les hará falta en un futuro un Estado donde la solidaridad y la empatía sean algo más que buenas palabras, porque estudiarán más que tú y sabrán inglés y serán todos directivos de grandes empresas. Seguro que sí, porque en un país caritativo como este, no se encontrarán obstáculos, ni clasismos, porque todos seremos iguales de buena gente.

Así que mejor sigamos así. Sin enojarnos, sin enfadarnos y haciendo nuestra caridad. La solidaridad de dar la cara la dejamos para otros. Nuestro día a día es más importante que todo eso, el futuro está garantizado. Incluso a lo mejor todos nuestros hijos viajan a marte y se lían con una alienígena y nuestros nietos se llaman con nombres raros como Kevin XAF2424 y cosas así. Todos los planes que hacemos salen bien al final. Suerte a todos, y sigamos por la senda, que fuera hay monstruos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en GRANDES SUPERFICIES. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a UNA LIMOSNITA POR EL AMOR DE DIOS

  1. Impecable reflexión. Sólo hay que recordar un reciente programa que la televisión pública emitía por las tardes y que era un “mercadillo de caridad”. Por suerte eliminaron su emisión.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s