MILENNIALS, O CUANDO EL MARKETING OS VUELVE GILIPOLLAS

Yo que he nacido en el 68 pertenezco a una generación que mola, porque parece una generación de súper héroes…LA GENERACIÓN X, lo pongo en voz alta, porque suena molón y parece que sea algo bueno. La realidad es que clasificar a la gente por su año de nacimiento es lo menos objetivo que puede hacerse pero se sigue haciendo porque a la hora de vender cosas FUNCIONA, nada como el sentido de pertenencia a algo especial para levantar el ánimo y hacerte un consumidor más voraz.

También me gustó cuando a algún espabilado le dio por poner siglas a muchos jóvenes tontos del haba que se sintieron muy identificados; los famosos JASP (JÓVENES AUNQUE SOBRADAMENTE PREPARADOS) ; he de decir que como eslogan publicitario era la puñetera caña. Se supone que eran los más listillos de los estudiantes súper esforzados , listos, populares y deportistas que se iban a comer el mundo porque se lo merecían.

Esto claro, vino de un anuncio de coches, del mundo del marketing, que quería adular a los posibles compradores de ese vehículo. No sé si vendieron todos los coches que querían pero el término caló y yo creo que con eso empezó todo.

Unos años más tarde, un futbolista de primera división, guapito, con mucha pasta y casado con una cantante de canciones pegadizas sin mucho más talento que una discográfica detrás, fue el máximo exponente de la siguiente etiqueta del marketing, el “metrosexual”. Se suponía que el metrosexual era un hombre tan viril como presumido, consumidor ávido de colonias, depilatorios, colutorios, supositorios y todo lo acabado en “orio” que una tarjeta de crédito pudiese pagar. Un nuevo éxito del marketing.

Con la llegada de internet y las nuevas tecnologías había un nuevo nicho de mercado. Había que vender tecnología a todo consumidor veinteañero y treintaañero que todavía no se habían empeñado en una hijoputeca y se podían permitir gastarse el dinero en cachivaches tecnológicos. Hablamos de los “tecnosexuales”, nuevo término del marketing para llamar a la gente que siempre estaba al tanto de las nuevas tecnologías. Estos chicos eran un poco como los aficionados al “tuning” en los coches, que conocían un montón de siglas de aparatos electrónicos o de motores de coche, pero eran incapaces de escribir un texto de dos líneas sin faltas de ortografía. Otro chollito para el mercado, un nuevo montón de gente a la que venderles de todo.

Con la llegada de la crisis era muy difícil encontrar un término que sirviera para venderle algo a alguien, pero el marketing si algo sabe es reinventarse. Ahora hay una generación que se lo merece todo, y debemos trabajar para ponérselo al alcance de la mano (o de su tarjeta de crédito), hablamos de los MILENNIALS.

El otro día en una red social, alguien colgó un artículo sobre los milennials, que como siempre, destacaba lo mejor de esta nueva generación de consumidores

https://www.forbes.com.mx/6-rasgos-clave-de-los-millennials-los-nuevos-consumidores/#gs.QddPRq4

Por supuesto, la persona que lo escribió se sentirá “contenta” de pertenecer a ese selecto club de los milennials. A mi me daba entre risa y pena, la necesidad de sentirse miembro de algo. Al final es una forma más de querer que esta generación que no va a tener nada si no espabila se sienta parte de algo. De momento es verdad que como consumidores sirven, no se puede negar. Muchos de ellos consumidores “low cost” porque van a tener esa vida si no son capaces de pegar algún día un puñetazo bien fuerte en una mesa. Pero ahí están. Encasillados. Y muchos se sentirán contentos. “Soy milennial”. “Llevo 3 años con contratos basura y cuando me cambio de móvil me alegro porque es un lujo que me puedo permitir” y razonamientos por el estilo. Puedo consumir, lo dice el artículo ese de la revista Forbes sobre los milennials. Es lo que me ha tocado vivir, no voy a cambiar nada. Poco se ha hablado de la generación del ocio, de la Play Station y del Tuning. De “me voy a la obra que se gana pasta y me puedo comprar un cochazo en un año”. No, no soy ese, soy un milennial.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en alquileres baratos, Buena gente, buenos estudiantes, burbuja inmoviliaria, COMO SALIR DE LA CRISIS, Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s